Problemas Cervicales. BLOG

MASAJES VALLADOLID

QUE SON LA CERVICALGIAS.

Los problemas cervicales y las contracturas en la zona del cuello son afecciones comunes que afectan a muchas personas debido a diversas razones, como posturas inadecuadas, estrés, tensiones musculares, lesiones, entre otros. El masaje puede ser una herramienta eficaz para aliviar estos problemas y proporcionar alivio. A continuación, exploraremos estos problemas, cómo el masaje puede ayudar y otras posibles soluciones.

Problemas Cervicales y Contracturas:

Los problemas cervicales generalmente se refieren a cualquier molestia o dolor en la región del cuello y la parte superior de la espalda. Las contracturas, por otro lado, son áreas de músculos tensos y contraídos que pueden causar dolor y limitar la movilidad.

Las causas pueden variar, desde malas posturas y estrés hasta lesiones deportivas o accidentes. Las contracturas cervicales pueden resultar en rigidez, dolor agudo, dolor de cabeza y, en casos más graves, pueden afectar los nervios y provocar entumecimiento u hormigueo en los brazos.

La cervicalgia se refiere al dolor en la región cervical o del cuello. Puede ser causada por diversas condiciones y factores, y a menudo se clasifica en diferentes tipos según sus causas y características. Aquí se presentan algunas de las principales cervicalgias:

Estiramiento de cuello

El más común:  La tortícolis, también conocida como cuello torcido o torcido, es una condición en la que los músculos del cuello se contraen involuntariamente y causan una inclinación o giro anormal de la cabeza. Esta condición puede ser dolorosa y limitar la capacidad de movimiento del cuello. Aquí hay información detallada sobre la tortícolis-

Causas de la Tortícolis:

Contractura Muscular: La causa más común de la tortícolis es una contractura muscular en el cuello, que puede deberse a una mala postura, estrés, tensión muscular o dormir en una posición incómoda.

Lesiones o Traumas: Lesiones en el cuello, como latigazo cervical debido a un accidente automovilístico, caídas o golpes en la cabeza, pueden desencadenar la tortícolis.

Infecciones o Inflamación: Infecciones del cuello, como infecciones de oído o faringitis, así como inflamación en los tejidos cercanos, pueden causar tortícolis.

Problemas en las Articulaciones: Trastornos articulares, como la artrosis cervical o lesiones en las articulaciones cervicales, pueden contribuir a la tortícolis.

Trastornos Neurológicos: En algunos casos, trastornos neurológicos como el síndrome de tortícolis espasmódica pueden llevar a la tortícolis.

Síntomas de la Tortícolis: Inclinación o Giro de la Cabeza: La cabeza se inclina hacia un lado o gira hacia una dirección específica.

Dolor en el Cuello: La persona puede experimentar dolor en el cuello, que puede ser agudo o sordo.

Limitación del Movimiento: La tortícolis puede limitar la capacidad de girar o mover la cabeza en ciertas direcciones.

Espasmos Musculares: Pueden presentarse espasmos musculares en el cuello, contribuyendo a la posición anormal de la cabeza.

Cervicalgia Mecánica: Este tipo de dolor cervical se relaciona principalmente con problemas estructurales y mecánicos en la columna cervical. Puede deberse a la degeneración de los discos intervertebrales, hernias discales, espondilosis cervical u osteoartritis.

Cervicalgia Muscular:  La tensión y el dolor en los músculos del cuello pueden causar cervicalgia muscular. Esto puede ser resultado de malas posturas, estrés, lesiones musculares o uso excesivo de los músculos del cuello.

Cervicalgia Traumática: Ocurre después de una lesión o trauma en la región cervical, como accidentes automovilísticos, caídas o impactos directos en la cabeza o cuello. Puede incluir esguinces, distensiones musculares o fracturas.

Cervicalgia por Hernia de Disco: Una hernia discal en la región cervical puede comprimir los nervios y causar dolor intenso en el cuello, así como radiar hacia los brazos y las manos.

Cervicalgia Neuropática: Implica dolor causado por daño o irritación directa de los nervios en la región cervical. Puede estar asociado con condiciones como la neuralgia occipital o la radiculopatía cervical.

Cervicalgia por Postura Inadecuada: Mantener una postura inadecuada durante períodos prolongados, como estar sentado frente a una computadora o inclinar la cabeza hacia abajo para mirar dispositivos móviles, puede llevar a tensiones musculares y cervicalgia.

Cervicalgia por Estrés: El estrés emocional y mental puede manifestarse físicamente en forma de tensión y dolor en los músculos del cuello. La relación entre el estrés y la cervicalgia es común y puede resultar en un ciclo de tensión continua.

Cervicalgia Reumática: Algunas condiciones reumáticas, como la artritis reumatoide, la espondilitis anquilosante o la gota, pueden afectar la columna cervical y causar dolor crónico.

Cervicalgia por Mala Ergonomía Laboral: Las condiciones laborales que implican malas prácticas ergonómicas, como el uso inadecuado de sillas o mesas de trabajo, pueden contribuir a la cervicalgia.

Cervicalgia por Compresión Vascular: En casos raros, la compresión de los vasos sanguíneos en la región cervical puede causar cervicalgia. Esto puede ocurrir, por ejemplo, en el síndrome de arteria vertebral. 

Masaje como Solución: El masaje puede ser una solución efectiva para abordar problemas cervicales y contracturas. Aquí están algunas formas en que el masaje puede ayudar:

Relajación Muscular: Las técnicas de masaje, como el amasamiento y la fricción, pueden ayudar a relajar los músculos tensos en la zona cervical, aliviando así la contractura.

Mejora de la Circulación: El masaje estimula la circulación sanguínea, lo que puede ayudar a reducir la inflamación y promover la curación de los tejidos musculares.

Alivio del Dolor: El masaje puede liberar endorfinas, neurotransmisores que actúan como analgésicos naturales, lo que puede proporcionar alivio del dolor.

Mejora de la Movilidad: Al relajar los músculos y mejorar la circulación, el masaje puede contribuir a restaurar la movilidad en el cuello y los hombros.

Reducción del Estrés: Muchas veces, el estrés contribuye a la tensión muscular en la zona cervical. El masaje puede ser un enfoque eficaz para reducir el estrés y sus efectos en el cuerpo.

Otras Soluciones y Consideraciones:

Además del masaje, hay otras medidas que pueden contribuir a la mejora de los problemas cervicales y las contracturas:

Corrección de la Postura: Identificar y corregir problemas de postura puede ser fundamental para prevenir la recurrencia de los problemas cervicales.

Ejercicio y Estiramientos: La práctica regular de ejercicios específicos y estiramientos puede fortalecer los músculos del cuello y mejorar la flexibilidad.

Calor y Frío: La aplicación de compresas calientes o frías puede ayudar a reducir la inflamación y aliviar el dolor. El calor relaja los músculos, mientras que el frío puede reducir la hinchazón.

Si los problemas cervicales persisten o son graves, es crucial consultar a un profesional de la salud, para un diagnóstico preciso y un plan de tratamiento adecuado.

En resumen, el masaje puede ser una herramienta valiosa en la gestión de problemas cervicales y contracturas. Sin embargo, es importante abordar las causas subyacentes, como la postura y el estrés, y considerar enfoques holísticos que incluyan cambios en el estilo de vida y otras terapias.

Te esperamos en Kehon Centro de Masaje, en Valladolid.

OTROS ARTÍCULOS DE INTERÉS

VEN A VISITARNOS. ESTAMOS EN:
CALLE MANZANA 6, 1ºB. Valladolid.
WhatsApp: 722 752 775
PRIVACIDAD